A las 7:30 de la mañana de hoy, Harvey Weinstein llegó a una comisaría en Nueva York donde se entregó a la policía para responder a acusaciones criminales en una investigación por abuso sexual. La actriz Rose McGowan es una de las mujeres que puso una acusación por violación en su contra, lo cual habría ocurrido durante el festival de cine de Sundance en 1997.

Weinstein se bajó de una SUV negra, con dos libros bajo uno de sus brazos y entró a la comisaría de Manhattan.  “Harvey” le gritaban los cientos de periodistas que lo esperaban, pero el que fuera el productor más importante y fuerte de Hollywood siguió su camino sin mirar a nadie.

Minutos después, Harvey Weinstein dejó la comisaría esposado, acompañado de dos policías y sonriente.  Mira aquí el video:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here